Todo es un Ciclo

maple-leaf

Comenzó oficialmente el otoño y ya vamos dejando atrás los días soleados y cálidos del veranos. Pronto esos días quedarán como recuerdos y luego los olvidaremos.

Al vivir en un país donde se pueden apreciar las cuatro estaciones, es más remarcado ver como el clima afecta la vida y el humor de las personas. Aquí en Canadá se vive al ritmo de la madre naturaleza.

En primavera,  los jardines y parques se llenan de flores, la nieve de derrite, se comienza a sentir el calor del sol nuevamente, regresan las aves migratorias, los dejan de ser espejos gigantes y las personas comienzan a sonreír mas seguido. Poco a poco todo la gente  comienza salir de sus casas y están más tiempo al aire libre.

Verano, la mejor época del año. Por todos lados hay flores, los arboles están verdes, los oye con más fuerza los ríos, los lagos parecen mares, el sol calienta más que se siente hasta en los huesos y los días son más largos para disfrutar de las terrazas, parques y de las montañas. El humor de las personas está en pleno auge, todos se ven radiantes.

En el otoño comienza la recolecta de frutos cultivados durante el verano, se disfruta de los últimos cálidos rayos del sol, porque después sólo se siente un calorcito; las hojas de los arboles cambian de color y por siete semanas disfrutamos del llamado festival de colores, es todo un espectáculo. Todas las personas comienza a prepararse para los meses de invierno y aún se ve el sonreír en sus caras.

Invierno, cobra vida la frase “mon pays c’est l’hiver” de una canción de Gilles Vigneault . Todo cambia completamente. Las montañas, parques, las ciudades, lagos, jardines, bueno básicamente todo se viste de blanco y la temperatura baja a grados opuestos a los del verano. Con suerte se puede ver a alguien sonreír en el metro, el humor de las personas también se congela. Pero, se puede disfrutar de las actividades de invierno, que son muy divertidas y emocionantes. Caminar en un bosque cubierto de nieve, es una experiencia mágica, es como estar en otra dimensión. Es bello.

Y luego de pasar unos cuatro meses invernado, comienza nuevamente el ciclo.

Lo interesante, es que se vive cada estación intensamente y se uno se embarca en el ciclo dejando atrás todo lo vivido y se comienza a planificar que se hará en la próxima estación.

Ya comienzan a caer las hojas de los árboles, y comienzan aparecer tímidamente los ocres, naranjas y amarillos. Es la estación del año que más me gusta, porque cada día la naturaleza nos da una paleta de colores diferentes, hasta el aire comienza a sentirse diferente. Y para mi es un tiempo de reflexión, de lo vivido en el año. Tiempo para dejar ir lo que se tenga que ir, dar espacio a cosas nuevas y es el también es el tiempo para comenzara engendrar ideas, planes y proyectos; que dejaré incubando durante el invierno y en primavera comiencen a germinar poco a poco.

Pienso que es importante darse cuenta de ciclos como este y aprovechar las energías que el universo nos regala cada día, al final están allí a nuestra disposición.

“Lo bueno de escribir las cosas es que te das cuenta de que esta vida es cíclica: todo vuelve y vuelve.” ~ Albert Espinosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s