Siguiendo la Senda Invisible

20130521_054704_edit

Siempre he creído que en la vida venimos a aprender varias cosas y que hay una misión que cumplir, una vez que morimos pasamos a otra vida a aprender otras cosas. No muchas personas están de acuerdo con esto, y lo respeto.

El detalle es que cuando venimos a este mundo no traemos la lista de cosas que debemos aprender y ni mucho menos cuál es nuestro principal propósito. Es a medida que vamos creciendo y evolucionando que el camino se nos va revelando. Siguiendo las pistas que la vida misma nos va dando llegan momentos que hay que oír nuestro corazón e intuición y tomar decisiones. No es fácil tener esa sensibilidad, tal vez porque somo seres racionales y por que no nos educan a prestarle atención a estas cosas.

En mi experiencia de vida, he pasado por varias eventos y etapas que me han ido como llevando de la mano a aprender cosas y vivir experiencias, y las cuales han necesarias en el preciso momento que eran necesarias o al menos como preparación para la siguiente experiencia.

Este año me ha tocado descifrar muchas señales del universo, oír mi corazón, confiar en mi intuición, aprender soltar cuando es necesario y sobretodo a confiar que el universo me está guiando a la próxima etapa. Después de llegar a un consenso entre lo racional y lo espiritual decidí una vez más seguir esa senda invisible que me ha estado conduciendo durante toda mi vida.

Por mas de cinco años he trabajado en una empresa bastante sólida, estable y reconocida, donde pude crecer profesionalmente, afronté retos fuerte y logré salir bien parada. Sin embargo,  llegó un momento en el que me pregunté “¿y ahora qué sigue?”. Hubo algo que me dijo que era tiempo de moverme de hacer otra cosa y de cambiar de aire. Era tiempo de un cambio.

Pensé que el cambio podía hacerlo internamente en la empresa, lo intenté y nada se dió. Me dije, entonces no es aquí tal vez es afuera, pero me pregunté que era lo que realmente quería. La respuesta fue la misma que me viene persiguiendo desde hace muchos años: Hacer las cosas que me gusta, disfruto y me hacen feliz.

Si bien es cierto que muchas las he hecho y sigo haciendo, algo dentro de mi me dice que aún no estoy en el camino donde debo estar para sentirme completamente feliz.

La vida me fue llevando de un sitio a otro, hasta que terminé inmigrando a Canadá. Me adapté a la cultura canadiense y con una carrera en una buena empresa, pero ahora necesitando un cambio. Es como sí historia personal aún tiene muchos capítulos para ser escritos. Este año una serie de hechos sucedieron y los vi como una oportunidad para irme de la compañía, así podía tomarme un tiempo para encontrarme conmigo misma, oírme, reorganizarse y emprender una nueva ruta.

¿A dónde me lleva está decisión? aún no lo sé. Algunas personas no han estado de acuerdo con mi decisión y otras están tan emocionados como yo, porque saben que grandes decisiones como estas abren un mundo de posibilidades y emociones que hacen que uno se sienta vivo, con todos los sentidos atentos y con una mente más abierta a nuevas oportunidades.

Como nada es azar, al momento cuando me planteé la posibilidad de irme de mi trabajo sin tener otro empleo, llegaron a mi varios artículos que me inspiraron y me hicieron ver que no soy la única con este tipo de ideas descabelladas.

En un periódico salió un artículo titulado Quit Harvard for a cabin in the Woods? She did. Es la historia de Bethany Butzer quien decidió un día dejar su prestigioso trabajo por irse dos meses a una cabaña en el bosque, sin ningún plan para después. Simplemente, por que eso era lo que quería hacer. En su blog hace referencias a otras mujeres que también sintieron el llamado de hacer un cambio, dejar sus trabajos (bien remunerados y estables) y hacer lo que la intuición y el corazón les decían que había que hacer.

En mi caso, quiero un cambio, quiero hacer las cosas que me hagan sentirme feliz, todos los acontecimientos me llevaron a buscar ese cambio dando un salto a lo desconocido y aquí estoy, en pleno proceso.

¿Qué voy hacer? por lo pronto conectarme con la energía que sentí en las montañas rocasas canadienses, seguir con mis estudios de astrología (una de mis pasiones), disfrutar de lo que queda del verano y tomarme el tiempo necesario para encontrar un trabajo interesante. El después ya lo veré más adelante, seguiré las pautas del destino.

“Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición” ~ Steve Jobs

Anuncios

4 comentarios en “Siguiendo la Senda Invisible”

  1. Sagrada es esa senda invisible.
    Y es muy hermoso ser consciente de todas esas personas
    que se acercan a nosotros en el recorrido trayéndonos palabras, gestos y mensajes muy importantes.
    Son viajeros como nosotros y también siguen una senda invisible.
    Siento alegría de haberte encontrado en este lugar del camino.
    Un abrazo tan grande como la Luna.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me emocionó mucho esta nota, nena!!!

    Hoy a la mañana hablaba con Doris que me contaba que el marido tuvo cancer que ahora mejoró que están vendiendo la casa para ir a vivir algo más chico y que van a empezar a viajar y a aprovechar mejor el tiempo a disfrutar más. La verdad es uqe uno pospone muchas veces cosas y qué si las condiciones cambian después y ya no las podés hacer? El tiempo de hacer es ahora!!! Contame entre las que están emocionadas con tu cambio. Ya sabés que mamá en mí piensa que mejor tener algo seguro antes de dejar, pero esto en Canadá, las condiciones son otras, ese mandato se me (quizás a vos tmb) marcó a fuego por las crisis argentinas que aparecían y siguen apareciendo de la nada y sin aviso. Pero acá la situación es otra. Todo cambio implica perder cosas también entonces me pone triste, porque no vamos a compartir la contidianeidad de trabajar juntas. Pero se que es definitivamente positivo para vos. Y me parece genial, y me parece que va a ser no para mejor, para RECONTRA MEJOR!!

    Abrazote grande, nos vemos en el 5a7!

    Me gusta

    1. Gracias Leila! Si por un lado me entristece dejar el trabajo por la gente y las relaciones que construi durante las últimos 6 años. Pero como tu bien lo dijiste todo cambio requiere un sacrificio o perder algo para darle espacio a otra cosa. Aun sigo sintiendo que es la decisión correcta y ya vendrá algo mejor. Pero igual seguiremos en contacto. No me perderé 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s