Atravesando Canadá

Tren Via Rail
The Canadian

Ya regresé a Montreal después de una semana de hiking en el parque nacional de Banff. Me fue muy bien, luego comentaré sobre el viaje aun tengo que bajar las fotos y preparar los comentarios.

Sin embargo, hay un tema del que hablé por mucho tiempo y que recientemente me he vuelto a comentar en varias conversaciones. Se trata de mi experiencia viajando en el The Canadian, tren que va desde Toronto (Ontario) a Vancouver (British Columbia).

Hice este recorrido como un acto simbólico como celebración después de obtener la ciudadanía canadiense y como culminación de mi proyecto de inmigración. Así que tenía que recorrer de alguna manera mi nuevo país.

También aproveché la oportunidad que el gobierno canadiense en acuerdo con Via Rail, ofrece a los nuevos “canadienses” un descuento del 50% de descuento en un viaje en tren por un año, y que mejor oportunidad que tomar el Canadian y ahorrarse una buena cantidad de dinero. En mi caso solo hice one way y regresé en avión.

Para mi fue una experiencia muy especial, por un lado por ver lo inmenso que es el país, la variedad de paisajes y lo afortunada que he sido de poder disfrutar de ese viaje; ya es que es un poco costoso, pero es una experiencia de una vez en la vida.

Viajé en una cabina privada para una sola persona, muy cómoda y limpia, tenía todo lo que necesitaba excepto que la ducha era compartida, pero igual la tenía cerca de mi cabina. Limpia y con agua caliente, fue interesante bañarse mientras el tren se movía.

Vagón restaurante

El tren tenía dos vagones restaurantes, el paquete del viaje incluía tres comidas completas mas snacks, sólo las bebidas alcohólicas había que pagarlas a parte.También disponía de tres vagones de entretenimiento con bar y un domo para disfrutar del paisaje. La comida fue espectacular y abundante, cada restaurante tenía su propio chef y cada día había un menú diferente que casualmente coincidía con la provincia por donde el tren pasaba, por ejemplo salmón al llegar a British Columbia y  costillas de res en Alberta. Aunque soy vegetariana noté que cambiaba el menú, para mi siempre tuve un plato delicioso.

El personal es muy servicial y amigable, todos se aseguran que los viajeros la pasen de lo mejor y tengan todo lo que necesitan.

En cuanto al paisaje, cada provincia tiene su peculiaridad. Ontario abundan los pinos y lagos, se podía oler el agradable olor del pino canadiense y sentir la frescura del aire.

prairies-canada
Las Prairies canadienses

Manitoba, Saskatchewan y gran parte de Alberta son provincias donde no hay montañas son planas y es donde hay vastos sembradíos de trigo y otros cereales, por eso son llamadas también The Prairies. En Manitoba y Saskatchewan pude apreciar como la vista se pierde en el horizonte sin toparse con una montaña o edificio, solo se ve grandes extensiones de siembras de trigo de un color dorado hermoso. También fue un deleite apreciar los atardeceres después de una cena deliciosa, y los amaneceres parecían una paleta de un pintor. Realmente hermoso.

Alberta, me pareció mística y mágica, en las mañana y atardeceres aparecía una niebla casi mágica que me hizo recordad Escocia. Disfrutaba de esa magia desde mi cama, solo tenía que abrir la persiana y deleitarme con ese paisaje místico.

Amanecer en Alberta
Amanecer en Alberta

Entre Alberta y Bristish Columbia estan las famosas montañas rocosas canadienses. Es realmente todo un espectáculo, las montañas son imponentes, majestuosas y simplemente bellas. En Edmonton, hicimos una parada para agregar el vagón panorámico, allí se puede apreciar completamente las montañas. Es como dicen aquí, es el “it’s the cherry of ice cream“.

Llegando a Jasper es donde uno no para de tomar fotos y de contemplar las montañas. Muy hermoso el paisaje. Me sentía insignificante ante la inmensidad de las montañas.

Montañas Rocosas Canadienses desde Jasper
Montañas Rococas Canadienses desde Jasper

british-columbia-canada-trenYa en British Columbia el paisaje comienza a cambiar, se ven mas ríos, montañas, bosques y la niebla mística que nos acompañó casi llegando a Vancouver, ya en la ciudad se disfruta de otro espectáculo que son las luces del atardecer, como todos los edificios tienes vidrios, la luz del sol se refleja entre los edificios y se crea un efecto muy interesante y yo diría hasta casi mágico. Lo otro que disfrute muchísimo en Vancouver fue poder sentir de nuevo el olor del mar, me hizo recordar mi tierra natal.

Durante el viaje, tuve la oportunidad de conocer mucha gente de todas parte de Canadá y del mundo, siempre compartía mi mesa con alguien y tuve conversaciones muy amenas. Una de las experiencias que tuve fue el hecho de poder hablar en los tres idiomas. Por eso los idiomas nunca están de más aprenderlos.

En resumen fue un viaje, muy emotivo y especial para mi. Me sentí y aun me siento agradecida de vivir aquí y de haber podido realizar el recorrido en una de las mas largas vías ferroviarias del mundo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s